viernes, 29 de mayo de 2009

El bombardeo de Kassa

El 26 de junio de 1941 tuvo lugar el bombardeo de Kassa, entonces ciudad húngara (en la actualidad su nombre oficial es Košice en Eslovaquia). Supuestamente la ciudad fue bombardeada por un avión soviético y eso fue casus belli para que Hungría participara junto a Alemania en la invasión de la URSS (con las consecuencias que eso tuvo después para Hungría, por ejemplo la ocupación soviética). Sin embargo, aunque la versión oficial fue que los aviones eran soviéticos, en realidad parece bastante dudoso, probablemente el culpable sea otro, aunque hasta hoy no se sabe a ciencia cierta quién fue el atacante. El hecho es que Hungría, que no tenía ningún conflicto fronterizo con la URSS usó el bombardeo para poder justificar ante su opinión pública por qué había que atacar a la URSS.

Hungría había entrado un poco antes en la Segunda Guerra Mundial, el 11 de abril de 1941, cuando participó en el ataque nazi a Yugoslavia, en este caso fue más fácil convencer a su opinión pública porque aunque había firmado un acuerdo de amistad eterna con Yugoslavia el 12 de diciembre de 1940, sí tenía conflictos fronterizos con este país (por la zona de Voivodina que le fue arrebatada tras la Primera Guerra Mundial). De hecho, la participación en el ataque a Yugoslavia fue el precio a pagar a los nazis por la recuperación de los territorios que Hungría había perdido antes de la Primera Guerra Mundial. A consecuencia de ésto además, el primer ministro húngaro Pál Teleki, demasiado escrupuloso para la sucia política del momento, se pegó un tiro y envió una carta a Miklós Horthy (regente y quien tenía el poder real en el país) denunciando el comportamiento húngaro hacia Yugoslavia.

(vista aerea actual del centro de Kassa. Fuente: wikipedia)

Kassa o Košice (por cierto ciudad natal del escritor Sándor Márai) fue una ciudad húngara hasta que a consecuencia del Tratado de Trianón, trás la Primera Guerra Mundial, pasó a formar parte de Checoslovaquia. Justo antes de la Segunda Guerra Mundial, y gracias al Arbitraje de Viena, Hungría recuperó la ciudad junto con todo el sur de Eslovaquia y otras regiones que había perdido anteriormente.

El día 26 por la mañana, un avión soviético perdido bombardeó un tren en la zona de Rahó, (Hoy Rajiv, en Ucrania, región de Transcarpatia, otro de los territorios perdidos por Hungría, y que durante el periodo de entreguerras fue también parte de Checoslovaquia. En este momento Hungría había recuperado nuevamente el territorio). A consecuencia del ataque murieron 3 personas y otras 6 fueron heridas.

Después, alrededor de la una, tres bombarderos que volaban en dirección sudeste, atacaron la ciudad de Kassa. La defensa aerea húngara los detectó pero no pudo informar (a causa de una tormenta anterior los teléfonos habían quedado inutilizados). Ninguno de los aviones fue alcanzado por los cañones antiaereos (que apenas tuvieron tiempo de hacer algo). En la ciudad hubo unos 32 muertos y unos 60 heridos.

(una de las calles de Kassa tras el bombardeo. Fuentes: Múlt-kor)

Al día siguiente, de manera casi automática, el primer ministro húngaro László Bárdossy, sin realizarse el menor análisis sobre lo sucedido, declaró la guerra a la URSS. Sólo después se organizaría una comisión para estudiar qué es lo que había pasado realmente. A los pocos días se anunció que dos de las bombas no habían explotado y eran de fabricación soviética. La URSS por supuesto, negó haber sido el causante del ataque, pero de poco le sirvió.

La teoría de la autoría soviética fue predominante hasta el final de la guerra, aunque ya antes había serias dudas de que fuera correcta. Después, durante la época comunista, predominaron las que intentaban demostrar que la URSS no era culpable. Por ejemplo algunos historiadores hicieron la observación de que bombas de fabricación soviética también estaban en posesión de otros países, por ejemplo Checoslovaquia (que para cuando tuvo lugar el bombardeo estaba en manos nazis), también Rumanía, o por ejemplo la España de Franco (ya que la República disponía de dicho material militar).

Además es evidente que no parece muy probable que la URSS tuviera interés alguno en atacar Hungría, justo en el peor momento del ataque nazi (por mucho que los historiadores de derechas se pongan a hacer malabarismos intelectuales para justificar los intereses de la URSS en un posible ataque). No sólo eso, sino que en los años anteriores la URSS había intentado realizar una política de acercamiento para evitar la influencia nazi en Hungría. Como parte de esa política de acercamiento se produjeron contactos entre ambos gobiernos y por ejemplo el gobierno soviético hizo entrega de varias banderas históricas húngaras que estaban en su poder (eran banderas de la revolución del 1848 que habían sido llevadas a Rusia por el ejército zarista que acabó con la revolución húngara, a cambio los húngaros entregaron a destacados comunistas que estaban en prisión, entre ellos a Mátyás Rákosi, que luego sería presidente de la Hungría comunista).

(el regente Miklós Horthy. Fuente: Wikipedia)

A pesar de eso hay algunos historiadores partidarios de que efectivamente fue la URSS la que organizó el ataque. Otras teorías hablan de que aun en ese caso, bien podría haber sido un error, y que el objetivo real sería la ciudad de Prešov (en Eslovaquia), donde había unidades de comunicaciones militares alemanas; está a pocos kilómetros de allí y por su situación puede ser confundida con facilidad. Aunque otros autores ponen en duda qué interés podría tener la URSS en atacar un objetivo tan modesto, cuando tenía otras tareas más importantes. También se habla de un posible ataque rumano (entre Rumanía y Hungría sí había y hay hoy en día bastantes conflictos por la situación de Transilvania, en aquel momento la región acababa de pasar a manos de Hungría nuevamente, a costa de Rumanía). Algunos historiadores consideran que podría ser un intento rumano de evitar que Hungría tuviera las manos libres para ocupar el sur de Transilvania que seguía perteneciendo a Rumanía. El temor era relativamente real teniendo en cuenta lo que había sucedido hasta entonces, aunque es difícil pensar que alguno de los dos países pudiera atreverse a dar un paso que le complicara los planes a Hitler. También se afirma que fue un plan de Antonescu (dictador rumano) para involucrar a Hungría en la cruzada "por el cristianismo". En la época comunista se intentó dar publicidad a la teoría de que Hitler habría organizado el ataque, claro que en ese caso hay que preguntarse qué interés tendría Hitler en eso, cuando símplemente podía perdirlo sin necesidad de organizar una acción así. Algunos afirman que en Kassa funcionaba una academia militar aerea húngara, por lo cual los aviones alemanes eran conocidos y probablemente la población también habría podido reconocer los bombarderos si estos fueran alemanes y que como eso no sucedió (ninguno de los testigos reconoció el tipo de avión), algo así es difícilmente sostenible. Sin embargo en realidad si hubo testigos que reconocieran como alemanes los aviones, otra cosa es que se los hiciera callar. En concreto, el comandante del aeropuerto de Kassa, Ádám Krúdy, escribió un informe en el que afirmaba que los aviones eran alemanes, pero Bárdossy se lo ocultó al gobierno y al regente Miklós Horthy. Otra de las teorías importantes durante la época soviética es que podría haber sido un auto-ataque húngaro, aunque en la actualidad no es una teoría muy aceptada. Menos probable parece la posibilidad de un ataque desde Yugoslavia o Chequia (aunque este último país disponía de material militar soviético). En algunos foros húngaros se menciona que poco tiempo antes algunos oficiales fueron evacuados de la ciudad con sus familias por el temor ante un ataque, lo que demostraría que las autoridades sabían algo del asunto (pero no hay datos sobre ellos, sólo testimonios de algunos habitantes de la ciudad).


Por otro lado, hay que tener en cuenta que la plana mayor del ejército húngaro estaba presionando al gobierno para intervenir inmediatamente en la URSS junto a los nazis. Ya el día 23 el gobierno húngaro había roto sus relacciones diplomáticas con la URSS, a pesar de que justo ese mismo día el gobierno soviético hizo saber al primer ministro húngaro Bárdossy que la URSS apoyaba las reivindicaciones territoriales húngaras respecto a terceros países y que querían tener relacciones amistosas con Hungría. Bárdossy ocultó (por enésima vez) esta información al gobierno y a Horthy posiblemente para evitar que no se apoyara la medida de la ruptura de relaciones diplomáticas.

Después de lo sucedido en Kassa, el 27 de julio, Horthy sin ni siquiera contar con el gobierno, ordenó el bombardeo de ciudades soviéticas por parte de la aviación húngara y ese mismo día se bombardearon algunas ciudades de Ucrania Occidental. Además el 1 de julio un ejército húngaro atacó la URSS. El acuerdo del gobierno para realizar la acción llegó mucho después (en octubre).

El único miembro del gobierno húngaro que se opuso a declarar la guerra a la URSS fue el ministro del interior Ferenc Keresztes-Fischer que prefería esperar a que fueran los alemanes quienes pidieran la colaboración húngara.

(fuente: Múlt-kór)


He dejado para el final, el informe más importante que se cuestiona la versión oficial de la época. Poco después de los bombardeos hubo una comisión de investigación dirigida por R.C. Partridge, delegado militar de EEUU en Budapest, y organizada por el propio gobierno. Las conclusiones de las investigaciones aparecen en los denominados informes de Partridge, tres cartas en las que expresa sus ideas sobre lo sucedido, y son, cuanto menos, curiosas.

El primer informe describe lo sucedido y menciona las perdidas humanas y materiales. También explica como el día 1 de julio llega a la zona (nótese que después de que Hungría ya le haya declarado la guerra a la URSS) para analizar lo sucedido. Se menciona también que pidió que le mostraran los restos de las bombas, que según se decía eran de fabricación soviética, pero no lo hicieron. Rusia rechazó las acusaciones de haber atacado a Hungría. La consecuencia del primer informe es que: "no hay una prueba definitiva que demuestre que aviones rusos realizaran el ataque del 26 de junio, aunque eso sería lo lógico. Algunos tienen la sospecha de que el ataque fue cometido por otros para lanzar a la guerra a Hungría contra Rusia. En relacción con esta suposición no puedo expresar una opinión propia, sólo que es algo posible, aunque por mi parte me parece improbable." (5 de julio de 1941).

En el segundo informe, escrito el 19 de julio del mismo año, se afirma que "desde el primer análisis no se ha conseguido echar luz sobre el ataque a Kassa, pero todos presienten algo sospechoso en el asunto". Menciona también que después de dejar Kassa fue informado de que se habían encontrado inscripciones en cirílico (el alfabeto usado en Rusia, Bulgaria y otros países de Europa Oriental y los Balcanes) en los restos de las bombas. Los periódicos publicaron esas fotos, pero a él no le fueron mostradas para su estudio. Finalmente concluye que: "Ahora no considero poco probable lo que en un principio afirmé, que el objetivo del bombardeo fue involucrar a Hungría en la guerra de Alemania contra Rusia. No veo ninguna posibilidad de poder demostrar en la actualidad tanto una como otra opción, sin embargo, la manera en la que se ha manejado el asunto es muy sospechosa."

Hay todavía otro informe, del 31 de julio, escrito después de que por fín pudiera tener acceso a las fotos de las bombas. Sin embargo, dudó de su veracidad, sobre todo teniendo en cuenta que tardaron un mes en mostrárselas y que además él solo vio copias. En su opinión solo muestran que: "los húngaros ahora tienen en su poder restos de bombas con escritura cirílica". Se menciona otro dato importante, y es que en el bombardeo de Bucarest realizado por las aviación soviética por esas fechas sólo dos bombas de las sesenta lanzadas explotaron. En cambio en Kassa explotaron 27 de 29. El autor del informe se limitó a constatar el hecho sin valorarlo de ninguna manera.

En la página web de la Biblioteca de la Universidad de Szeged se puede leer el informe Partridge con su original en inglés (facsímil), así como una carta que le remitieron las autoridades húngaras:

- La versión húngara: http://www.bibl.u-szeged.hu/bibl/mil/ww2/doksi/partridge/index.html
- Cara 1 del Informe 1, Cara 2 del Informe 1, Informe 2, Informe 3
- Fotos enviadas a Partridge, como prueba de la implicación soviética (en realidad eran 16, pero sólo aparecen 8).

En la actualidad la mayoría de los historiadores afirma que no hay datos que permitan saber quién organizó el bombardeo de Kassa. Las dos opciones más posibles pueden ser o que fuera un bombardeo soviético por error, o que fuera una acción organizada por Alemania con ayuda rumana o incluso húngara. En los libros de historia húngara no se habla mucho del tema, como mucho se menciona por encima. En cualquier caso Ignác Romsics, uno de los más destacados historiadores del siglo XX húngaro afirma en su libro "Historia de Hungría en el siglo XX" que "muchos lo consideraron una provocación de los círculos militares húngaro-alemanes" (el jefe del estado mayor húngaro era Henrik Werth, de origen alemán, y partidario de la máxima colaboración con los nazis, sus propuestas pro-alemanas fueron rechazadas en varias ocasiones por el parlamento húngaro). En cualquier caso, si fue en realidad un bombardeo por error soviético , le vino de perlas al gobierno húngaro para poder justificar una guerra en la que de todas formas habría intervenido.


Fuentes:

Múlt-kor
Borus, József : "Nem csökkentek Kassa bombazásának kérdőjelei". Revista Historia, número 56 (1991). En la Biblioteca Digital Kempelen Farkas
Romsics, Ignác: "Magyarország története a XX. században". Osiris, Budapest, 2001.
Wikipedia

4 comentarios:

Mannelig dijo...

Como aficionado a la Historia, encuentro muy interesante esta crónica de unos hechos que me eran desconocidos. Gracias por compartirla.

jozko dijo...

!Hola Mannelig!

Gracias por tu comentario. A mí también me interesa bastante la Historia. En especial la de Europa Central. Me alegro que te haya parecido interesante.

!Un saludo!

Jose Luis Forneo dijo...

A mi tambien me parece muy interesante esta desconocida o invisibilizada historia. Enlaza con todas las historias de ataques con falsa bandera para influir en la opinion publica sobre la conveniencia o no de atacar a otro pais o implicarse en una guerra. Intentare informarme sobre la posible implicacion de Antonescu, a ver si encuentro algo por aqui.

Gracias por informarnos de ello, Jozko

jozko dijo...

Hola Jose Luis!

Gracias por tu comentario y por lo de Antonescu... la verdad es que sobre el asunto no tengo casi nada de información, quizás en rumano haya algo más...

por lo visto un general rumano fue el que afirmó que Antonescu estaba por medio, pero luego se suicidó (iba a ser juzgado por los crímenes de la 2Guerra Mundial)... no recuerdo exactamente el nombre...

!Un saludo!