sábado, 31 de mayo de 2008

Nostalgia por el comunismo

Regularmente se suelen hacer en Hungría encuestas para medir la opinión de la gente sobre el comunismo y el cambio de régimen. Es un hecho evidente la nostalgia por la época comunista, más en concreto con el perido de gobierno de János Kádár, sobre todo los años 60-70, en muchas fuentes occidentales se daba el nombre a Hungría de "el barracón más alegre del campo socialista" o "el comunismo del gulasch", pero también los húngaros tienen esa impresión. La mía en concreto es que la nostalgia por la época de Kádár es tan fuerte o más que la propaganda oficial en contra de la época, lo cual no deja de ser curioso.

János Kádár, cuyo nombre de nacimiento era János Csermanek, gobernó el país entre 1956 y 1988.
(fuente: www.sg.hu)


Esta semana, el Instituto de Investigaciones de Mercado Gfk Hungária ha hecho pública una encuesta en la que se preguntaba a la población en qué época piensan que los húngaros eran más felices. La misma encuesta se había realizado en el 2001. He aquí los resultados, que hablan por sí mismos:

Resultados para el 2008

Antes de la Segunda Guerra Mundial (el régimen clerical-conservador de Horthy): 11%
El periodo comprendido entre la Segunda Guerra Mundial y la caída del comunismo: 62%
Periodo posterior a la caída del comunismo: 14%
No sabe, no contesta: 14%

También se preguntaba en que época se fue menos feliz:

Antes de la Segunda Guerra Mundial: 13%
Entre la Segunda Guerra Mundial y la caída del comunismo:
13%
Periodo posterior a la caída del comunismo: 60%
No sabe, no contesta: 14%

Llama la atención el porcentaje tan grande de gente que opina que se era más feliz en la época comunista, que coincide, más o menos, con los que piensan que el periodo "menos feliz" es el periodo posterior, o sea el actual.

Comparándolo con la encuesta del 2001, resulta que la nostalgia por el kadarismo (se la suele llamar así, más que nostalgia por el comunismo), no solo no baja, sino que parece reforzarse.

Kádár en la fiesta del Primero de Mayo de 1964 (fuente: www.jobbklikk.hu)
Resultados del 2001 (entre paréntesis los datos del 2008, para comparar):

Antes de la Segunda Guerra Mundial (el régimen clerical-conservador de Horthy): 14% (11%)
El periodo comprendido entre la Segunda Guerra Mundial y la caída del comunismo: 53% (62%)
Periodo posterior a la caída del comunismo: 17% (14%)
No sabe, no contesta: 15% (14%)

Sobre el periodo "menos feliz":

Antes de la Segunda Guerra Mundial: 17% (13%)
Entre la Segunda Guerra Mundial y la caída del comunismo: 20% (13%)
Periodo posterior a la caída del comunismo: 48% (60%)
No sabe, no contesta: 15% (14%)

Kádár en un discurso (fuente: www.enc.hu)

La distribución por edades también es curiosa. El porcentaje de los que piensan que la época más feliz fue la comunista (2008):

mayores de 50 años: 80%
40-49 años: 72%
30-39: 55%
15-29: 24%

Son los jóvenes los menos "afectados" por la nostalgia, lo cual tiene su explicación, a fin de cuentas no vivieron el régimen comunista y se han educado en la época de predominio de la propaganda anticomunista oficial.

En cuanto al nivel educativo (2008), también los que afirman que la época comunista fue la más feliz (grado educativo máximo alcanzado):

universitarios: 54%
secundaria: 58%
formación profesional: 67%
primaria: 62%

Distribución geográfica: no he encontrado datos sobre el tema, sólo se menciona en algunos artículos que en las poblaciones pequeñas el porcentaje de población nostálgica es mayor, mientras que en Budapest es menor (y allí por el contrario aumenta el porcentaje de los que piensas que la época anterior a la Segunda Guerra Mundial fue la época más feliz, con un 16% -frente al 14% a nivel nacional- y también aumenta el porcentaje de los que piensan que es la época posterior al comunismo).

Todas las encuestas que se han realizado sobre esto confirman los datos actuales, independientemente del centro que lo haya realizado. En 1999, por ejemplo, una encuesta del instituto Média, afirmaba que el político más popular del siglo XX era János Kádár (también en el 2006).


En el periódico Népszabadság (quizás el más importante de Hungría, algo así como El país en España), se incluyó en el artículo un análisis de varios sociólogos sobre el asunto. Por ejemplo Pál Tamás, afirma que no se trata de una nostalgia de carácter político, sino más bien el desengaño por las promesas incumplidas y por las esperanzas que levantó el cambio de régimen, además a ello se añade la inseguridad más absoluta, en la actualidad mucha gente trabaja con contratos basura, por ejemplo, sin trabajo fijo, por eso valoran la época en la que la sociedad estaba caracterizada por la seguridad (apenas había delincuencia, cualquiera podía tener trabajo fijo, por ejemplo). Según este sociólogo, es lógico además que una sociedad envejecida sea nostálgica por la época en la que era joven. El politicólogo Zoltán Kiszelly, afirma que la gente echa de menos el bienestar relativo que existía en la época, y resalta que quizás así se explica que el Partido Socialista Húngaro haya ganado tres de las cinco elecciones parlamentarias que ha habido en el país desde la caída del comunismo (los socialistas húngaros son herederos directos de los comunistas húngaros, digamos los miembros reformistas del partido), mientras que actualmente los comunistas son un partido pequeño, extraparlamentario. Pero bueno, personalmente ninguna de las opiniones de los dos expertos me parece muy brillante que digamos.

Unos cuantos videos de la época:

1. Fiesta del Primero de Mayo de 1964 (hay una entrevista a János Kádár):



2. Fragmento de una película-documental "Budapest retró", en el que se intenta dar a conocer la vida de la época. Aquí el comienzo:



3. Otro fragmento de "Budapest retró", en este caso, sobre las calles de Budapest:




Bibliografía: casi todas las páginas de noticias o periódicos húngaros se han hecho eco de la noticia. Para comparar los datos y los análisis he usado www.nepszabadsag.hu, www.delilap.hu, www.napigazdasag.hu, www.hirszerzo.hu).

10 comentarios:

magda diaz dijo...

Estoy realmente impresionada, no crei que fuera asi.

Me gustaría saber, por favor, ¿por qué prefieren el comunismo? que más bien es el kadarismo y eso no es lo mismo. ¿por qué querian tanto al señor Kádár?

Me impacta saber estas encuestas, inimaginables para mi. Entonces ¿la libertad de salir y entrar de Hungría no les interesa, entre otras cosas?

Escuché soibbre esta nostalgia en Budapest, pero no la creia...

Un abrazo

jozko dijo...

Hola Magda !!!

que tal?

en mi opinión a veces tenemos una idea muy equivocada de lo que era el comunismo en estos países, las cosas no eran tan malas como a veces nos las pintan (lo cual no quiere decir que fueran buenas). Creo que la mayoría de la población no estaba de acuerdo con el régimen en el que vivían, aunque había un porcentaje que sí, la mayoría se alegró de la llegada del capitalismo, solo que no tenían mucha idea de cómo era el capitalismo que se les venía encima. Hoy ya lo saben. Hay un chiste de la época de los cambios, me parece que refleja el sentir de los húngaros: ¿qué diferencia hay entre Kádár y Antall (el primer presidente democrático tras la caída del comunismo, era conservador)?, que Kádár intentó toda su vida que nos gustara el comunismo, y no lo consiguió, Antall, en cambio, lo consiguió en un año.


En general todo el mundo tiene la idea de que la vida durante el comunismo era más fácil (todos tenían trabajo, todos tenían un nivel de vida aceptable, modesto pero aceptable, había menos delincuencia, si no te metías con el régimen, el régimen te dejaba vivir en paz), hoy para muchas familias ese mínimo seguro ya no existe. Y muchos viven en una pobreza que no existía antes, hay gente que vive al día, mientras que en la época comunista existía la impresión de seguridad.

Si te interesa el tema, te recomiendo una película muy interesante, fue estrenada en España hace tiempo, es "Dulce Emma, querida Böbe", del director húngaro István Szabó, en ella se narra desde un punto de vista crítico y con bastante dureza, la llegada del capitalismo. Es una película impresionante.

Un abrazo desde Budapest!!!

jozko dijo...

Un par de cosas más, :)

En realidad sí podían salir del país. No había problemas para viajar a países comunistas (muchos veraneaban en la costa búlgara). Pero también podían viajar a países occidentales (creo que una vez cada dos años o algo así). Y en muchos casos los propios países occidentales eran quienes ponían problemas (los EEUU los sigue poniendo hoy). Claro, si te declarabas disidente no te ponían problemas, pero en caso contrario...

Por último, no sé si lo del kadarismo era una pregunta, pero por si acaso. Cada país y cada gobierno podían tener grandes diferencias. Por kadarismo se entiende sólo la época en la que gobernó Kádár (entre el 56 y el 88), y eso que no fue homogénea. Pero esa época no tenía nada que ver con el el gobierno de Rákosi (estalinismo, años 50). El kadarismo se caracteriza por intentar ganarse el apoyo de la gente mejorando el nivel de vida.

Un abrazo !!

El Magiar dijo...

magda diaz,

"¿por qué prefieren el comunismo? "

Todos tenían trabajo etc.. pero aún no han reconocido (o no lo quieren) que todo era una ilusion.

"Una delgada capa de emprendimientos individuales y enormes préstamos de los bancos occidentales proporcionaron una gran cantidad de confort."
Fuente

Hasta el partido FIDESZ 1988-2002 (Unión de Demócratas Jóvenes) NADIE pensaba que un día hay que EMPEZAR a devolver el préstamo con sus intereses... (Hungría sigue esta pagando!!! )


Articulos relacionados:

historia

El péndulo electoral

jozko dijo...

Hola El Magiar!

Que el relativo bienestar de la época kadarista se consiguió a costa del endeudamiento externo (sobre todo en los años 70 y 80) es un hecho conocido.

Respecto a la segunda parte del comentario no estoy de acuerdo. Tampoco entiendo las fechas, me imagino que es un error gráfico nada más, y se refiere a 1998-2002 (la fecha de gobierno del Fidesz).

Pero hombre, decir que sólo el Fidesz se dio cuenta de que hay que devolver los préstamos con intereses... por favor... en la época de la caída del comunismo, lo sabía todo el mundo (es más, una de las razones de la caída del régimen fue precismente que la deuda era insostenible).

Por cierto, durante el gobierno socialista de 1994-1998 la deuda húngara bajó del 90% del PIB hasta un poco más del 60%.

Cierto, que también durante del gobierno del Fidesz bajó (aunque con menos intensidad).

Y como comenté en otro lado, desde el 2001 sube progresivamente (a consecuencia de las políticas social-liberales).

Saludos!

jozko dijo...

Se me olvidaba:

los datos los he sacado del número 6-7 de este año de la revista Historia (en húngaro)

El Magiar dijo...

Hola!

Si,perdona! refiero a 1998-2002!
No quiero decir que solo el Fidesz se dio cuenta sino el Fidesz hizo algo con un cambio de sistema con reformas.
Bueno, desde el año 2002 también tenemos reformas nuevas y mejor ni hablar sobre los porcentajes :((

Saludos

jozko dijo...

Hola El Magiar!

No hay problema, me imaginaba que era eso.

Por cierto, vivo en Budapest, así que también sufro las consecuencias de las "reformas".

Es cierto, en los últimos años el gobierno no ha hecho absolutamente nada para solucionar el problema de la deuda, y claro ahora, vienen los problemas de verdad...y pagar, pagarán como siempre los ciudadanos de a pié.

Un saludo!

etoo dijo...

GRACIAS JOZCO!
Acabo de descubrir tu blog y es el primer artículo que leo. Soy español (de Asturias, concretamente), tengo 35 años, ya me consideraba una persona de izquierdas y con esta crisis que tenemos encima y la actitud que han tomado los empresarios y banqueros de este pais, que despues de llenarse los bolsillo de dinero durante estos ultimos 15 años de manera escaldalosa, ahora pretenden que paguemos todos sus deudas (o sea, privatizar los beneficios- socializar las pérdidas),me estoy volviendo comunista a pasos agigantados y no abunda mucho (por lo menos yo no la encuentro)la informacion sobre que era, o como se vivía en el comunismo real. Porque aquí, la idea que nos inculcan es, mas o menos, que era un régimen dictatorial opresor conpletamente, que todos vestían igual, que estabas vigilado por la policía..., en fin! cuentos que ya no se cree uno.
Escribes en una de tus respuestas a un comentario, que había mucha gente que no estaba de acuerdo con el comunismo y otra mucha que si. Seguro que en España por lo menos los 4 millones de parados que dentro de poco vamos a alcanzar firmarían por tener un puesto de trabajo fijo como teníais allí.
me gustaría que nos hablases de las subvenciones que había para los estudiantes, cuanto costaba un piso, una casa, la sanidad, de cuanto era la jornada de trabajo, si había supermercados, centros comerciales..., un poco, como era el dia a dia en un país comunista.
Me he leido los libros de Rius "Marx para principiantes", "El manifiesto comunista para principiantes", y aunque seguramente está bastante resumido, dice verdades como puños. Saludos!

Ljudmila dijo...

Hola,
Muy intersante el articulo y los comentarios. Es curioso en todos los paises que de una u otra manera sufrieron el comunismo hay cierta nostalgia, pero la nostalgia es algo efimero, en el fondo creo que viven añorando un cierto tipo de vida al cual si volvieran no verian la hora de salir. No hay comparacinoes posibles entre una democracia mas o menos estable y un gobierno totalitario cualquiera que fuese.
etoo : el comunismo hay que haberlo vivido en carne propia, una cosa es la teoria que no toda esta mal, es mas hay conceptos que llaman la atencion, pero que fueron aplicados solamente para la "clientela". Hay que conocer mas a fondo el vaciamiento total de empresas que se produjo una vez caido el comunismo, cuando se decia que todo era del pueblo y con toda esa riqueza del pueblo se quedaron solo unos pocos, aquellos que "supieron cambiar a tiempo", dicho de una forma elegante, pero con toda la dureza que implica. El comunismo no aplicaba una vida digna para todos, prueba de ello son las 600 fosas comunes que ya han descubierto, es mas reconocido en mi patria de origen Eslovenia. Un pasado duro, dificil que debemos reconocer como propio y perdonandonos perdonar. Un abrazo. Ljudmila