sábado, 15 de marzo de 2014

¡15 de marzo! (1848)


15 de marzo. !Honor a los valientes!. Fuente: Március 15.

Tal día como hoy, el 15 de marzo de 1848, estallaba en Hungría la revolución democrático-nacional contra el dominio de los Habsburgo. 



El programa de los revolucionarios húngaros fue resumido en los famosos 12 puntos, elaborados por la intelectualidad radical de Pest y leídos por primera vez en el café Pilvax, junto con el famoso poema de Sándor Petőfi, escrito para la ocasión, Nemzeti dal ("Canción nacional").
Qué desea la nación húngara
 Paz, Libertad y Concordia
1. Deseamos la libertad de prensa y la supresión de la censura.
2. Ministro responsable en Buda-Pest. 
3. Asamblea Nacional Parlamentaria una vez al año en Pest.
4. Igualdad civil y religiosa ante la ley.
5. Establecimiento de una Guardia Nacional.
6. Pago de impuestos para todos (Nota: desde 1222 la nobleza húngara estaba exenta de pagar impuestos).
7. Supresión de las relaciones de servidumbre.
8. Tribunales. Representación política basada en la igualdad (Nota: hasta entonces solo la nobleza tenía derecho a voto).
9. Creacion de un Banco Nacional.
10. Jura de la constitución húngara por parte del ejército. Que los soldados húngaros no sean llevados al extranjero, y que los soldados extranjeros dejen nuestra patria.
11. Liberación de los presos políticos.
12. Unión (con Transilvania).


Igualdad, Libertad y Fraternidad


 Después, junto con una multitud de estudiantes y ciudadanos los revolucionarios ocuparon la imprenta y editaron miles de carteles con el texto. Ese mismo día, algo más tarde, la multitud se reunió frente al Museo Nacional, en Budapest, cantaron la Canción Nacional y se leyeron de nuevo los doce puntos. Después de eso la multitud se dirigió al ayuntamiento de Pest y se hizo firmar al alcalde y a otras dignidades los doce puntos. Se exigió también la liberación de Mihály Táncsics, socialista encerrado en prisión por denunciar la censura. La multitud desfiló hasta Buda, donde el gobernador (en representación de los Habsburgo), Ferenc Zichy, liberó a Táncsics. Al día siguiente el pueblo exigió las armas para crear la Guardia Nacional en defensa de la revolución. Los Habsburgo, presionados por la revolución en Viena y en Budapest, aceptaron las peticiones del Parlamento Húngaro (reunido en Pozsony, actualmente Bratislava, en Eslovaquia) y prometió un gobierno húngaro independiente y todo tipo de reformas. Fue solo una forma de ganar tiempo, después llegaría el contraataque de los Habsburgo, se iniciaría la llamada en Hungría Guerra por la Libertad, en la que acabarían imponiéndose los Habsburgo, que usaron a las minorías étnicas (aunque en eso tuvo bastante culpa la poca sensibilidad de la revolución húngara por las cuestión), aunque en última instancia, lo que decidió el conflicto fue la intervención del zar Nicolás I de Rusia, cuya ayuda había solicitado el nuevo emperador austríaco Francisco José I. Finalmente la revolución húngara fracasó. Las causas de su derrota hay que buscarlas en la ingerencia extranjera, pero también en sus conflictos internos (el poco caso a las reivindicaciones de las minorías étnicas, algo que solo al final, cuando era tarde, se intentó solucionar; y las propias contradicciones entre los sectores más moderados de la revolución, que no querían tocar algunos privilegios ni eran partidarios de ciertas medidas, y los más radicales, que apoyaban cambios sociales más profundos).

En la actualidad, el 15 de marzo se celebra todos los años y es una de las fiestas más importantes de Hungría.  

Escarapela con los colores húngaros. Uno de los símbolos de la Revolución de 1848. En un día como hoy casi todo el mundo la lleva puesta cuando sale a la calle. Fuente: Wikipedia.
 
Fuente: Wikipedia

1 comentario:

edu dijo...

Uno de los máximos culpables y fiel aliado de las fuerzas ultraconservadoras austriacas fue el general croata Josip Jelacic cuya estatua ecuestre preside la plaza central de Zagreb.
Sigue siendo considerado un hére nacional.