jueves, 11 de junio de 2020

En el comunismo se vivía mejor (según la mayoría de los húngaros)

Por extraño que parezca, aunque los años pasan, la nostalgia por la época socialista (comunista), y en especial por los años vinculados al gobierno de János Kádár, sigue presente con mucha fuerza en la sociedad húngara. No solo es una opinión basada en mi experiencia personal (que después de llevar casi dos décadas viviendo aquí, digo yo que algo del país sé), sino que hay decenas de encuestas y estudios que, año a año, lo corroboran. Y aquí tenemos los resultados del último, bastante detallado, que se ha publicado hace unos días, y que no hace más que confirmar lo que cualquiera que conozca mínimamente la realidad húngara y no esté cegado por sus ojeras ideológicas o por un enfermizo odio al comunismo sabe: que la mayoría de los húngaros valoran muy positivamente la época socialista; y eso a pesar de la propaganda oficial que se empeña,  ya desde hace varias décadas, en manipular la historia y pintar con los colores más brutales la época (que, como todo, tuvo sus luces y también sus sombras, claro). 

El caso es que este año se cumplen 30 años de las primeras elecciones burguesas tras la caída del socialismo, y aprovechando esa circunstancia el centro Policy Solutions se ha interesado por la valoración de los húngaros sobre la época de Kádár, el cambio de régimen y las expectativas que tenían en la época los húngaros y hasta qué punto se han cumplido. Así que ha encargado una encuesta a la agencia Závecz Research, que ha sido realizada entre el 3 y el 20 de marzo de este año. Las conclusiones del estudio, que ocupa 64 páginas, se pueden consultar aquí (en la página del Policy Solutions), naturalmente en húngaro. Y vamos con ellas... (obviamente, esto es solo un resumen).

Primero se pedía a los encuestados que mostraran su acuerdo o desacuerdo con varias afirmaciones referidas a la época de Kádár. La primera de ellas era: La mayoría de los húngaros vivía mejor en dicha época. El 54% de los encuestados están de acuerdo, por el 31% en contra. El 15% NS/NC. 



Entre los simpatizantes de todos los partidos, con excepción de Fidesz, predomina la idea de que se vivía mejor entonces que ahora. Pero es que algo más de 1/3 de los simpatizantes de Fidesz (el 36%) también está de acuerdo con esa afirmación. Es curioso -o no tanto- que entre los simpatizantes de Jobbik -extrema derecha- también predominen los que están de acuerdo con dicha afirmación (el 54%). Entre los simpatizantes del Partido Socialista (que es el antiguo partido "comunista" de Kádár - entre comillas porque no se llamaba así, pero bueno-, reconvertido al capitalismo y con otro nombre) y de Coalición Democrática (escisión del Partido Socialista) el porcentaje de "nostálgicos" llega hasta el 70-71% respectivamente (voy a usar el término "nostálgico" a partir de ahora para simplificar, aunque estrictamente hablando, no tienen por qué serlo). 

Respuestas a esa misma pregunta por los simpatizantes de los diferentes partidos húngaro. De acuerdo: verde. En desacuerdo: rojo. NS/NC: marrón. Después de las siglas de los partidos se incluye la opción de "Egyéb" (otros) y de "Bizonytalan" (inseguro -en cuanto a elección de partido). 

En todas las capas de población según su formación predominan los que consideran que en la época de Kádár se vivía mejor, pero hay importantes diferencias de acuerdo al grado de formación. El 62% de los que solo tienen enseñanza básica son "nostálgicos" (frente al 27% que no están de acuerdo con la afirmación). El 56% de los que tienen formación técnica y el 50% de los que han acabado la enseñanza secundaria también están de acuerdo (frente al 29% y 32% que no, respectivamente). Entre los que tienen enseñanza superior el 45% también lo piensan (frente al 37% que no están de acuerdo y un 19% que NS/NC). 

No todo es tan positivo en la encuesta respecto al socialismo. A la afirmación de que el sistema era insostenible, el 45% responde afirmativamente, frente a un 35% que no está de acuerdo (y un 20% NS/NC).  Los liberales urbanitas de Momentum son los que más de acuerdo están con esta afirmación (más incluso que los simpatizantes de Fidesz): 56% (frente al 53% de Fidesz). Solamente entre los simpatizantes socialistas o de Coalición Democrática se impone la idea de que el sistema sí era sostenible (con 49% frente al 47% y el 44% frente al 39% respectivamente).  Por franjas de edad solo entre los de 40-40 años hay igualdad entre los que están de acuerdo con esta afirmación y los que no (42%), en los demás casos siempre predominan los que piensan que el sistema no era sostenible, aunque entre los jóvenes es aún mayor el porcentaje de NS/NC (un 41%, lógico, por otra parte). 

Otra de las preguntas que se hacía se refería al grado de libertad que había en el país. Aquí hay un sorpresa: el 44% de los encuestados no está de acuerdo con la afirmación de que "no había libertad" (frente al 40% que sí está de acuerdo y 16% NS/NC). Por preferencia de partidos la cosa es todavía más interesante. Entre los socialistas (del Partido Socialista y de Coalición Democrática), los de "otros" y los inseguros predomina la idea de que sí había libertad. También entre los liberales urbanitas de Momentum (aunque por los pelos, solo hay un 1% de diferencia: 40%-39%, y bueno, si tenemos en cuenta el error estadístico, esa diferencia es despreciable). Curiosísima es la opinión de los simpatizantes de Jobbik, entre los cuales se da la mayor diferencia entre los que piensan que sí había libertad y los que piensan que no... pero, ojo,  en favor de los que piensan que sí la había (!!! 53% frente al 29%). Los dos únicos partidos en los que predomina (y con mucha ventaja además) la idea de que no había libertad es Fidesz (56% frente al 32%) y los ecoprogres de LMP (Otra Política Es Posible, con el 41% frente al 32%). 

Con la afirmación de que "Había orden y paz social", obviamente la gran mayoría está de acuerdo: 63% frente al 23%. Lo piensan hasta los de Fidesz (54%). 

También se preguntaba si se vivía peor respecto a la época posterior al cambio de régimen. Los resultados os los podéis imaginar, con la diferencia de que aquí hasta los de Fidesz piensan que no, que no se vivía peor, sino mejor (en la época socialista, claro). 

Ante la afirmación de que se vivía peor que en el periodo posterior al cambio de régimen: verde (de acuerdo), rojo (en desacuerdo), marrón (NS/NC). Según simpatía por partidos políticos (Egyéb: otros; Bizonytalan: inseguro). 

Por formación académica no hay ninguna diferencia apreciable, en todas las franjas, desde enseñanza básica hasta la superior predomina la idea de que no es cierto que se viviera peor (aproximadamente 50%-30%).

La segunda parte del estudio se centra en el análisis de las expectativas del cambio de régimen y cómo se valora su cumplimiento en la actualidad. El estudio hace numerosas preguntas, pero solo comento un par, por problemas de espacio y tiempo (y en algún caso por falta de interés: una cuestión como la de si se ha conseguido crear una economía de mercado basada en la propiedad privada no creo que sea muy relevante para el caso -lo sería si la mayoría no estuviera de acuerdo, claro). 

Respecto a las expectativas sobre el aumento del nivel de vida, quitando los simpatizantes de Fidesz y, curiosamente, los ecoprogres del LMP (al que algunos han tenido la cara dura de acusar de comunista, ya les vale), para el resto no se han cumplido. Y esta idea es especialmente importante entre los simpatizantes de "otros partidos" (68% que piensan que no se han cumplido, frente al 16% que sí). La expectativa de igualdad social solo se ha cumplido para los simpatizantes de Fidesz (y no con mucha diferencia respecto a los simpatizantes de Fidesz en desacuerdo: 49%-41%). En el resto de franjas es abrumadora la mayoría que piensa que no se han cumplido las expectativas a este respecto. Sobre la corrupción, en todas las franjas de partidos predomina la idea de que no se han cumplido las expectativas (ni siquiera entre los simpatizantes de Fidesz: el 47% piensan que no se han cumplido, frente al 39% que sí).

También se ha preguntado por el estado de la democracia en los gobiernos posteriores a la caída del socialismo. El 27% opina que el mejor estado de la democracia ha sido durante los gobiernos de Orbán (aunque solo el 10% lo piensa por el periodo actual, la gente ha votado más bien por el periodo anterior en el que gobernó Orbán, entre 1998 y el 2002). Es el mismo porcentaje de los que apoyan a los gobiernos social-liberales (donde se lleva la palma el gobierno Horn, entre 1994-98).  El 16% piensa que fue ese el mejor gobierno desde el punto de vista del estado de la democracia, tras la caída del socialismo. De todas formas, para el 21% de los encuestados ninguno de esos gobiernos se caracteriza por una buena situación del estado democrático. 

János Kádár, rodeado de pioneros (bueno, más bien de pioneras). 1973 en Csillebérc, Budapest. Kádár fue el líder húngaro desde 1956 (aunque ocupó diferentes puestos del estado) y el Secretario General del Partido Socialista Obrero Húngaro desde 1956 a 1988.  Fuente: Tamás Urbán/Fortepan.


Un par de comentarios respecto a esta entrada y a la encuesta. En primer lugar hablo de socialismo (aunque en el título he dicho "comunismo"), más que nada porque ningún país comunista lo ha sido (ni lo puede ser). Otra cosa es que para distinguir al socialismo real de la corrompida socialdemocracia, que ha acabado adoptando gran parte de la ideología liberal capitalista (un caso típico lo tenemos en Hungría, por cierto), simplifiquemos y hablemos de países comunistas, pero prefiero usar el término más exacto de socialismo (a fin de cuentas Hungría nunca fue oficialmente comunista, de hecho, en realidad la constitución de 1949 definía al país como una República Popular, es decir, un estado que estaba poniendo las bases del socialismo. Pero, vamos, comunista ni siquiera lo fue la URSS, que por eso se llamó Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y no "Comunistas", más allá de las tonterías que soltara Jruschov -que llegó a prometer el comunismo para los años ochenta-). 

Independientemente de eso, debo reconocer que a mí me ha sorprendido la encuesta por varios motivos. En primer lugar, siempre he sido consciente de que en Hungría hay una nostalgia muy fuerte por la época socialista. Es fruto de mi experiencia  (y de las encuestas y estudios que se han hecho en todos estos años). Pero también he pensado siempre que esto acabará algún día, en concreto cuando las generaciones que no hayan vivido la época (o que no tengan recuerdos de la situación del país de entonces, y no les quede más que la propaganda oficial, cada día más intensa) sean mayoría, o cuando la situación económica sea más boyante, y creo que ya estamos en ese periodo. De hecho, la mejoría de la situación económica de los últimos años ofrece los suficientes incentivos a parte importante de la población como para olvidarse de su "nostalgia" por el socialismo (tanto por el aumento del nivel de vida, como por el reforzamiento de Fidesz a consecuencia de eso). Claro, a lo mejor la crisis del COVID-19 se lleva esto por delante, pero es demasiado pronto para poder valorarlo (aunque se están viendo las primeras señales nada halagüeñas). Además, he sido de los que ha defendido siempre que la población "nostálgica" es votante, paradójicamente, de Fidesz, y esta encuesta muestra justo lo contrario. La razón de por qué he pensado siempre eso, es porque los votantes de Fidesz lo han sido como protesta contra el régimen social-liberal que ha predominado en Hungría desde la caída del socialismo y especialmente a partir del 2000. Es decir, que, en parte, los más afectados por las reformas liberales (y por lo tanto, los que más añoran o echan de menos los logros del socialismo) son los que han alzado a Fidesz. Esto, obviamente, no es solo una opinión mía, y de hecho la propia oposición lo ha insinuado varias veces (hasta el punto de que aunque en Occidente se acusa a Fidesz de fascista -de forma completamente absurda-, en Hungría, la oposición liberal, también -y resalto el "también"-, les acusa de comunistas -y lo peor es que alguno se lo cree). A pesar de que esta encuesta indica justo lo contrario, creo que no invalida mi razonamiento, solo que las cosas han cambiado, ahora Fidesz ofrece a esas capas de población una alternativa y por eso han adoptado el discurso ideológico de Fidesz (que es radicalmente anticomunista, claro). Pero tampoco hay que olvidar que la encuesta no solo se refiere al pasado, sino también al presente, y entre los partidarios de la oposición (o simplemente de gente que no es de Fidesz), empieza a predominar una visión muy negativa de la sociedad húngara actual, lo que les lleva a resaltar la época socialista (porque la época anterior a Fidesz no puede ser resaltada de ninguna manera, os recuerdo que es precisamente a consecuencia de la catástrofe de esos años anteriores al 2010 por los que Fidesz lleva gobernando desde entonces; bueno, algún despistado hay que adora a Gyurcsány -primer ministro entre el 2004 y el 2009-). 

Por último, creo que la la nostalgia por la época de Kádár (no existe nostalgia por la de Mátyás Rákosi, antes de 1956) es solo una respuesta instintiva de la población que vivió la época, ante la brutal propaganda de las sucesivas administraciones posteriores que pintaba de los peores colores posibles la época, y el contraste con un presente especialmente triste, caótico y deprimido (sobre todo en los 90, después lo ha sido menos, especialmente desde el 2010). Y no, argumentos idiotas en plan de que "es que eran jóvenes", que se basan fundamentalmente en desacreditar la opinión de la gente que vivió la época solo porque no le gustan a uno sus conclusiones, no me valen... 


No hay comentarios: