miércoles, 16 de junio de 2010

Elecciones en Eslovaquia (2): Adiós al gobierno de Fico

Los resultados de las elecciones celebradas en Eslovaquia este fin de semana han sido todo un terremoto político en el país vecino. Ha habido sorpresas, y por cierto, las encuestas no es que hayan andado muy encaminadas que digamos. Desde luego, los resultados tienen su cosa. Para empezar la población de Eslovaquia (ya sea eslovaca o húngara) le ha dado la espalda al nacionalismo radical, tanto al eslovaco como al húngaro, el SNS -ultranacionalistas eslovacos, miembros del gobierno de Robert Fico - ha conseguido por los pelos superar el 5% de los votos necesarios para entrar en el parlamento, una catástrofe para ellos, teniendo en cuenta que esperaban superar el 10% (en las elecciones del 2006 obtuvieron el 11,7% de los votos), como consecuencia, su influencia en el parlamento a partir de ahora será mínima. El SMK, el partido que representa tradicionalmente a la minoría húngara, que en los últimos tiempos se había radicalizado y que además había recibido todo tipo de apoyos del nuevo gobierno nacionalista húngaro, ha quedado fuera del parlamento por primera vez desde su creación. Y no solo es importante eso, sino que el partido formado por los "disidentes" del SMK, Híd-Most, que busca la colaboración entre húngaros y eslovacos, ha obtenido un éxito inesperado, tanto, que además será bastante probable su presencia en el nuevo gobierno. Al menos desde el punto de vista de las relaciones Eslovaquia-Hungría, los resultados se pueden considerar positivos, porque por lo demás no lo parece.

(Propaganda electoral de Smer, con su líder y actual primer ministro Robert Fico. El lema: "Para la gente, por Eslovaquia". Fuente: smer.sk)

¿Y Vladímir Mečiar? Vladímir Mečiar, el hombre que fue dominador absoluto de la vida política eslovaca tras la caída del comunismo, padre de la independencia del país (independencia, por cierto, que muchos eslovacos consideran uno de los mayores errores de la historia de Eslovaquia, pero ese es otro tema). Pues Mečiar y su partido el HZDS, otro de los socios de gobierno, ha quedado fuera del parlamento. Eslovaquia se une así a una de las tendencias políticas más evidentes en los países ex-comunistas, el fracaso de los partidos que realizaron el cambio de régimen (en las últimas elecciones de Hungría, por ejemplo, también el MDF, que gobernó Hungría tras la caída del comunismo, quedó fuera del parlamento). Muchos periódicos eslovacos hablan del fin de una era en la política eslovaca, la era Mečiar, aunque quizás sea un poco exagerado, teniendo en cuenta que el peso de su partido en el gobierno y en el parlamento no era mucho, y que además, en los últimos tiempos, parecían casi moderados, al menos en relación con el SNS.

El gran vencedor de las elecciones habría sido el partido Smer (socialdemócrata), de Robert Fico, su ventaja sobre el resto de los partidos es evidente y además ha subido en porcentaje (en las elecciones del 2006 consiguió el 29% de los votos, ahora casi el 35%). Digo "habría" porque debido a los malos resultados que han conseguido los socios de gobierno - nacionalistas y ultranacionalistas- es imposible que Fico repita como primer ministro, así que su victoria es amarga y en realidad supone una derrota. La prensa española poco menos que se ha desgañitado hablando de la victoria de la derecha, pero es una victoria un tanto discutible porque el verdadero ganador de las elecciones ha sido Smer, aunque su victoria no le sirva de gran cosa.

En la derecha el panorama no ha sido tan bueno como algunos lo pintan, pero les bastará para formar gobierno. El principal partido de oposición, el SDKÚ ha bajado en votos (15,4% frente al 18,3% de hace cuatro años), el KDH - conservadores demócratacristianos - ha subido ligeramente (del 8,3% al 8,5%); lo que ha inclinado la balanza hacia un lado, además del fracaso de los socios de gobierno, ha sido la aparición del SaS (ultraliberales y euroescépticos), con más del 12% de los votos y de Híd-Most, que le dan a la oposición la mayoría de los escaños del parlamento. Si los 4 partidos de derecha (SDKÚ, KDH, SaS, Híd-Most) se ponen de acuerdo, podrán arrebatarle el poder a Fico, y no es una opción descabellada, ya que es tradicional la cooperación de estos partidos para conseguir el poder, ya sucedió durante el gobierno de Mikuláš Dzurinda, exlíder del SDKÚ (claro, no en el caso de los recién llegados, aunque la dirección de Híd-Most, entonces en el SMK, también formó parte del gobierno). Desde el principio estaba claro para todo el mundo que ninguno de ellos iba a colaborar con Fico.

(János Figeľ, Iveta Radičová, Richard Sulík y Béla Bugár, líderes del KDH, SDKÚ, SaS y Híd-Most, antes de reunirse para negociar la formación de un nuevo gobierno. Fuetne: Webnoviny.sk)

Tras las elecciones, el presidente Gašparovič, que había apoyado oficialmente a Fico, le ha solicitado la formación de gobierno, a pesar de que es sabido que sus opciones son mínimas y le ha dado de plazo hasta el próximo miércoles para formar gobierno. Pero no le basta el apoyo del SNS. Así que Fico ha invitado a la oposición a negociar la formación de un nuevo gobierno, sin embargo la respuesta ha sido una clara negativa: ya no hay de qué negociar. Y lo que es más, los cuatro partidos de derecha han firmado un acuerdo de cooperación común, que lima las diferencias que pudiera haber entre ellos y deja a la candidata del SDKÚ, Iveta Radičová como máxima aspirante al puesto de primer ministro (por cierto, será la primera mujer en ocupar el puesto en la breve historia de Eslovaquia). Aún así puede haber ciertas tensiones entre estos partidos, ya que tienen algunas diferencias fundamentales, por ejemplo el SaS se ha pronunciado abiertamente por promulgar leyes en favor de los homosexuales (una de sus promesas es legalizar los matrimonios entre homosexuales), cosa que a los demócratacristianos del KDH no les hace ni pizca de gracia, y es que el KDH recoge en su programa la defensa de la familia como uno de sus puntos cardinales (y todos sabemos cómo entienden eso de la "familia" los partidos que se declaran cristianos). Además el KDH quiere acuerdos con el Vaticano, lo que no va a gustar al resto de partidos (algo que ya supuso en el 2006 la caída del gobierno de Dzurinda).

Otro problema al que se enfrenta una posible coalición de derechas es que su mayoría es muy exigua, apenas 8 parlamentarios, lo que le puede plantear problemas durante la legislatura, sobre todo si se producen roces entre el SaS y el KDH.

(Richard Sulík - izquierda - y Béla Bugár - derecha-, los líderes del SaS y de Híd-Most, frente a frente, cuando a comienzos del año se planteó la posibilidad de presentarse juntos a las elecciones. Fuente: ujszo.sk)

Los resultados electorales:

1. Smer (socialdemócratas, en el gobierno): 34,8% - 62 diputados
2. SDKÚ (democratacristianos liberales): 15,42% - 28 diputados
3. SaS (ultraliberales, euroescépticos): 12,14% - 22
4. KDH (democratacristianos, conservadores): 8,52% - 15
5. Most-Híd (derecha, partido para la cooperación entre los eslovacos y la minoría húngara): 8,12% 14
6. SNS (ultranacionalistas eslovacos, en la coalición actual del gobierno): 5,1% - 9
7. SMK (minoría húngara, nacionalistas): 4,33%-0
8. HZDS (nacionalistas, populistas de derecha, en el gobierno actual): 4,32%-0
9. SDĽ (Partido de la Izquierda Democrática, coalición de izquierdas y ecologistas): 2,41%
10. LSNS (ultranacionalistas eslovacos): 1,33%
11. KSS (comunistas): 0,83%

participación: 58,83%

En total la oposición de derechas tiene 79 escaños frente a los 71 de Smer y SNS.

¿Y la izquierda? Desaparecida. Parece que Smer ha conseguido convertirse en un partido que aglutina sus votos a su izquierda y entre los nacionalistas. Los comunistas siguen con su sangría de votos, ahora no ha llegado ni al 1%, incluso en regiones con tradicional voto comunista sus resultados han sido desastrosos, como en Medzilaborce (en el noreste de Eslovaquia), donde la población es sobre todo rusina - rutena, y donde en las elecciones del 2002 los comunistas consiguieron el 25% de los votos - mientras que ahora sólo han obtenido un mísero 2,33%. Como ejemplo más claro véase el pueblo de Habura, con alcalde comunista, y dónde en el año 2002 consiguieron más del 44% de los votos, ahora no han llegado al 6%. Más allá de recurrir a la excusa del voto útil y a la campaña de aislamiento a la que les ha sometido la prensa, deberían analizar qué han hecho mal para perder todo su crédito electoral en apenas ocho años (en el 2002 consiguieron el 6,3% de los votos y 11 diputados en el parlamento). El SDĽ (Partido de la Izquierda Democrática, pero no tiene que ver con el antiguo SDĽ, heredero del Partido Comunista, y que se integró en Smer en diciembre del 2004), ha quedado también lejos del parlamento.

(logo del Partido Comunista de Eslovaquia. Fuente: kss.sk)

Y, por cierto, ya que hablamos de la izquierda, Iveta Radičová, líder del SDKÚ y que probablemente será el nuevo primer ministro del país, ha realizado las siguientes declaraciones al periódico SME: "Después de 62 años, Eslovaquia tiene la posibilidad real de tener un gobierno sin excomunistas". Tiene narices que lo diga precisamente ella, teniendo en cuenta que su partido ha gobernado dos veces anteriormente, y que en esos gobiernos había personas con pasado comunista, como por ejemplo Eduard Kukan, ministro de exteriores del último gobierno dirigido por Mikuláš Dzurinda (entre el 2002 y el 2006) y que además es vicepresidente de su mismo partido y europarlamentario en representación del SDKÚ. Evidentemente Kukan no es comunista, quizá no lo fuera nunca (ni siquiera cuando estuvo en el partido), pero lo que está claro es que el hecho de pertenecer al partido no le convierte a alguien en comunista, y menos si es para toda la vida, sobre todo si acaba en un partido demócratacristiano. El resto de los partidos de derecha han aplaudido sus palabras. Ján Figeľ, dirigente de los demócratacristianos del KDH ha afirmado incluso que llevan veinte años intentado que haya un gobierno sin comunistas, (ojo, !que su partido ha participado en todas las coaliciones de gobierno del SDKÚ, en las que por supuesto había excomunistas!). También ha afirmado que "nos alegramos de que además de Mečiar sea el fin de los comunistas en el gobierno" (¿se refería al primer ministro Robert Fico? porque Fico también fue miembro del partido comunista, pero hoy no es comunista, al igual que no lo es su partido Smer, y al igual que no lo es Kukan). Desde luego que empieza bien esta gente con sus paranoias. También ha aplaudido la prensa, que ha tenido una relacción bastante conflictiva con Fico, y por ejemplo un columnista del periódico Sme, un tal Matúš Kostolný tiene la cara de escribir, sin ninguna vergüenza que "ahora, tras 20 años, puede llegar el verdadero final de los comunistas en el gobierno" (!!) en un artículo bochornoso, impropio de una persona que se supone culta (por ejemplo llega a decir que la idea de que el estado es capaz de solucionar todos los problemas es una herencia de los tiempos antiguos comunistas).

(la población rusino-rutena de Habura, en el norte de Eslovaquia, antiguo bastión comunista. Fuente: http://aktualne.centrum.sk/domov/regiony/foto.phtml?cid=224583&id=45697)

En fin, siguiendo con las elecciones...

¿Y los partidos de la minoría húngara? Como se ha mencionado Híd-Most, partidario de la colaboración entre húngaros y eslovacos ha conseguido un triunfo inesperado, 14 diputados, de los cuales 7 son húngaros y 7 eslovacos, mientras que el SMK, nacionalista, ha cosechado los peores resultados de su historia y ha quedado fuera del parlamento. Pál Csáky, el líder del partido ha dimitido, y él mismo ha reconocido que es de esperar que muchas personalidades del partido se pasen en masa a Híd-Most. Los resultados se pueden interpretar de diversas maneras. Por un lado la población húngara de Eslovaquia se ha cansado del enfrentamiento continuo con los eslovacos, por otro, ha rechazado la intervención de Hungría en sus asuntos internos, el nuevo gobierno húngaro ha apostado abiertamente antes de las elecciones por el SMK (ni siquiera se reunieron con los miembros del Híd-Most, a los que se ninguneó de manera bastante evidente). Pero por supuesto las razones del fracaso del SMK son más profundas y hay que buscarlas en el estancamiento y anquilosamiento de un partido que desde su creación ha dominado de manera absoluta las regiones de mayoría húngara sin que haya ninguna oposición a sus posturas. Su campaña electoral además ha sido bastante negativa, centrada sobre todo en desprestigiar a Béla Bugár y a otros dirigentes de Híd-Most llegando incluso a acusar a Bugár de "traición" a los intereses húngaros por colaborar con los eslovacos. En general para los nacionalistas húngaros Híd-Most no es un partido húngaro ni representa a los húngaros.

(Ayuntamiento de Dunajská Streda, ciudad con mayoría de población húngara. Fuente: wikipedia)

En cuanto a la distribución geográfica del voto: Smer ha ganado en casi todas las provincias del país, excepto en los distritos de las dos grandes ciudades, Bratislava y Košice (aunque aquí solo perdió en el distrito centro), donde es tradicional el voto a la derecha, así como en la provincia de Senec (cerca de Bratislava), dónde ha ganado el SDKÚ. En 4 provincias del sur, con población húngara ha ganado Híd-Most (Galanta, Šaľa, Dunajská Streda y Komárno). El caso de Dunajská Streda es significativo ya que es una provincia en la que la población eslovaca es muy minoritaria (el 83,3% de la población es húngara), allí Híd-Most ha conseguido el 51% de los votos, frente al 33 del SMK. En Komárno, otra de las zonas con importante población húngara, Híd-Most ha conseguido el 38% de los votos frente al 35% del SMK. En Nové Zámky, el ganador ha sido Smer, con el 25,5% de los votos, frente al Híd-Most con el 24% y el SMK con el 18%. Tan solo en una provincia (Veľký Krtíš), ha conseguido superar el SMK al Híd-Most. Importante para los buenos resultados de Híd-Most ha sido que han logrado atraer en cierta medida el voto de eslovacos o de miembros de familias mixtas que no votaban al SMK, es evidente sobre todo en la zona de Bratislava, donde han conseguido mejores resultados que tradicionalmente el SMK (que apenas ha conseguido votos en esas zonas), y además han recibido entre el 1 y el 2% de los votos en provincias del norte, lugares que suelen ser vedados para los partidos húngaros (ya que no hay población húngara).

Algunas páginas donde poder ver los resultados:

- resultados por provincia: http://spravy.pravda.sk/sk-volby.asp

- mapa con las provincias en las que ha ganado la coalición de partidos de derecha y la coalición gubernamental: http://volby.sme.sk/c/5421783/ako-si-pravica-a-smer-so-sns-podelili-okresy-mapa.html

- Resultados completos por provincias y distritos (en el periódico Sme)

- Los resultados oficiales pueden consultarse aquí, también en inglés.


Fuentes: Pravda, Sme, Újszó, wikipedia húngara y eslovaca, SDĽ

3 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

Un resumen muy detallado, gracias. Supongo que en Eslovaquia pasa lo que en Rumania, se identifica a la socialdemocracia con los comunistas, y con ello se consiguen dos cosas: primera, continuar con la campaña anticomunista viva y activa, es decir, que aparece todos los dias en el debate mediatico; dos, que la gente que echa de menos al comunismo vote a los socialdemocratas.

Un saludo

Claudia Lawrence dijo...

You have a very good blog that the main thing a lot of interesting and useful!hope u go for this site to increase visitor.

Sylvan dijo...

Parece que Slota fue pillado comentando que iban a gobernar "los maricones y los hungarones".

Me alegro mucho de estos resultados, había que ver los carteles amenazadores de la propaganda electoral del SNS ("Para que nuestras mujeres no tengan que llorar" y cosas así).

Hala, al carajo. No soy amigo del 5%, pero me habría alegrado si no lo hubieran alcanzado.

Es increíble que Fico siga teniendo las cotas de popularidad que tiene, después de haberse unido a esos animales de bellota.


Excelente resumen, por cierto.